PEKÍN

(Pulsa en la imagen para verla en grande)

Podemos hablar de Pekín como de la ciudad colosal. Todo en ella es de dimensiones descomunales, no sólo sus palacios, templos y plazas, sino también su tráfico, su cantidad de bicicletas y sus obras. Toda la ciudad parece estar en construcción, da la impresión que cada día que pasamos en ella cambia su fisonomía, y en el local que habíamos pasado el día anterior ahora se está levantando otro rascacielos, eso sí, usando andamiaje hecho de bambú.

Son innumerables los sitios interesantes para visitar en Pekín, pero me voy a remitir a señalar los imprescindibles para tener una idea de la ciudad y sus gentes.
Ante todo, téngase en cuenta que cualquiera de estas visitas supone andar durante 2 o 3 horas y hacerse unos cuantos kilómetros.

La plaza de Tian'anmen "Puerta de la Paz Celestial": en esta inmensa plaza tienen lugar las grandes manifestaciones patrióticas. En ella se proclamó la República Popular China en 1949, se organizan los desfiles del 1º de Mayo, y tuvieron lugar los tristemente famosos sucesos de mayo de 1989 durante los cuales los estudiantes se enfrentaron con los tanques.
En ella se encuentra el Mausoleo de Mao Zedong el cual no tiene otro atractivo que el hecho de poder decir que uno ha estado allí. Si nos sobra tiempo se puede entrar y rodear el cuerpo momificado de Mao, eso sí, conviene evitar comentarios o gestos jocosos. Hay que tener en cuenta que aunque para nosotros no sea más que una curiosidad, para muchos chinos es una visita de respeto al héroe de todo un pueblo, como así lo atestiguan las largas colas, en su mayoría de compatriotas, que se forman para entrar.
Es curioso que en este lugar, símbolo del más puro y duro comunismo, nos encontremos con una parada de rickshaws.



La Ciudad Prohibida "Palacio Imperial (Gugong)": nada que ver con las escenas de la película de Bertolucci en el que el último emperador aprendía a montar en bicicleta por los patios desiertos del palacio. Pero aún así, es imprescindible su visita y si nos despistamos un poco del grupo, todavía podemos encontrar algún rincón en donde hacernos la ilusión de estar solos.

(Pulsa en la imagen para verla en grande)

Saliendo por la puerta Norte, se encuentra la Colina del Carbón, desde cuya cima hay una magnífica vista de la Ciudad Prohibida. En este punto hay que hacer una advertencia acerca de los guías de turismo locales. Como en muchos otros sitios, pero especialmente en China, éstos tienen unos itinerarios y es difícil hacer que se salgan de ellos. Por ejemplo, la subida a la cima de la Colina del Carbón se puede hacer por dos sitios: el fácil que es el que utilizan los chinos yel que usan los guías para bajar, y el más pintoresco pero no apto para nadie que no se encuentre en estupendas condiciones físicas, que es el que utilizan con los turistas. Quiero suponer que su intención, al utilizar esta última, es la de proporcionar una aventura añadida al viaje, y no la de reforzar su creencia en la decadencia occidental.
En la orilla del lago Beihai, en el parque del mismo nombre, se encuentra el restaurante Fangshan en donde podremos probar la cocina imperial en un ambiente típico para turistas, que en realidad es lo que somos.

Saliendo por la puerta Norte del parque se llega enfrente del conjunto de lagos Shishai, una de las más bellas zonas de Pekín. Una manera de recorrerla es incorporarse a la "Ruta de los Hutones", una organización que lleva al visitante en los tradicionales rickshaws por un laberinto de hutones, los callejones típicos de la vieja capital en los que aún se percibe sin transformación la esencia y la calma de la vida pekinesa, con las viviendas de patios que fueron un día el símbolo de la ciudad y que ahora poco a poco están siendo sustituidas por los grandes rascacielos. Este recorrido dura unas tres horas y es necesaria la reserva previa.


Templo de los Lamas: es el más famoso e importante de los templos lamaistas (budismo tibetano) fuera del Tíbet. Tiene un impresionante buda gigante tallado en madera.


Templo del Cielo
: durante las dinastías Ming y Quing las ceremonias rituales más importantes se celebraban aquí. En realidad se trata de un conjunto de templos que forman el máximo exponente de la arquitectura Ming, templos redondos (cielo-Yang) pero de base cuadrada (tierra-Yin).
Su parque, de árboles espectaculares, es uno de los lugares donde se reúnen los practicantes de Taiqi y Qigong a primeras horas de la mañana.


El Palacio de Verano: está situado a unos 12 km. de Pekín y fue residencia de la emperatriz Cixi y sede del gobierno hasta 1908, año de su muerte.
En este precioso parque encontramos, palacios, pabellones, puentes, lagos, jardines, etc, cada uno con nombres más sugerentes que el anterior: Palacio de la benevolencia y longevidad, Sala del oleaje de jade, Jardín de la armonía virtuosa, Pabellón de la nubes preciosas...
En el lago Kunming se haya el Barco de Mármol construido enteramente de mármol y cristal, en el que la emperatriz celebraba sus fiestas. Para el pueblo chino, este barco es el símbolo de la corrupción del imperio, puesto que se gastó para su construcción todo el presupuesto que tenía la marina aquel año; poco tiempo después la flota china sería derrotada por la japonesa.

Próximos al Palacio de Verano se encuentran La Colina Perfumada y el Templo del Buda Durmiente en cuyo interior hay un Buda de 54 toneladas y más de cinco metros de largo en posición tendida.


La Gran Muralla:

(Pulsa en la imagen para verla en grande)

 

Posiblemente la mayor obra llevada a cabo por el ser humano. Su máxima distancia construida es de 6.500 km. Quizás la mejor forma de visitarla es subir hasta ella en el funicular lo que nos ahorra un buen paseo y la aglomeración de visitantes y desde allí, si se cuenta con buen calzado, bajar caminando. En algunos sitios las cuestas son tan empinadas que obligan a bajarlas de lado o arriesgarse a salir rodando. Las agujetas en las pantorrillas están aseguradas.

Las Tumbas Ming: aquí están enterrados 13 de los 16 emperadores Ming. La única excavada y por tanto la única que se visita es la del emperador Wan Li (1573-1620). Mucho más interesante que la tumba en si (que en realidad no es nada interesante), es la Vía Sagrada, precioso paseo franqueado por estatuas pareadas de animales y guerreros.
Esta visita se puede realizar combinada con la de la Gran Muralla.

 


Compras:

 

El Mercado de la Seda tiene fama de ser el mejor mercadillo de ropa de Pekín. El regateo es obligatorio así como el examen minucioso de la prenda antes de pagar.
La Tienda de la Seda, frente a la puerta norte del recinto del Templo del Cielo. También tiene fama de poseer la mayor oferta en seda sin confeccionar de la ciudad, pero la fama es injustificada.
Lufthansa Center es sin duda el lugar en donde se ofrece el mayor surtido de seda. Se trata de unos grandes almacenes al estilo internacional.

Las Tiendas de la Amistad: almacenes del gobierno en los que se puede encontrar artesanía, tejidos de seda y cachemir, alfombras y tapices de seda, libros, cometas, productos de medicina tradicional china, etc. Son algo más caras que lo que podemos encontrar en los mercadillos, pero tenemos la seguridad de que lo que compramos es auténtico.

La calle de Liulichang con sus anticuarios y librerías es una de las más interesantes para visitar. En teoría no se puede vender ninguna pieza anterior a 1796 (último año de la dinastía Qing), sin embargo se pueden encontrar de más antigüedad, y también muchas falsificaciones.
En las tiendas estatales y los grandes hoteles los precios suelen ser más altos que en las tiendas privadas, pero se ofrecen piezas garantizadas y los artículos allí comprados pueden sacarse libremente del país al llevas el correspondiente sello de lacre del Buró de Reliquias.

Tong Ren Tang, en el número 24 de Dazhalan, al sur de la plaza de Tian'anmen, es una de las farmacias más antiguas de Pekín, fundada en 1669, fue proveedora oficial del imperio durante el reinado del emperador Qing, Yongzheng (1723-1735). Ofrece una extensa gama de medicamentos elaborados con componentes naturales, y los más conocidos reconstituyentes a base de ginseng o jalea real.


Comida:

 

Pekín ofrece infinidad de restaurantes en donde comer toda clase de comida china procedente de los distintos lugares del país, pero su plato estrella es el Pato Laqueado o Pato pequinés.
En los hoteles se sirven comidas internacionales, y como no podía ser de otra forma, abundan los restaurantes de pizzas, hamburguesas y otras "exquisiteces" occidentales.


Transporte:

Para moverse por la ciudad, además de los autobuses o coches con chofer para turistas, se puede usar el transporte público. Si se va a tomar un taxi conviene llevar escrito en chino el lugar a donde queremos ir.
No sé si es necesario más valor para tomar un autobús urbano o para ir en bicicleta. En cualquier caso hace falta mucha decisión y sobre todo mucha suerte.
Para ir a la Gran Muralla, también podemos utilizar el tren. Existen excursiones organizadas en casi todos los grandes hoteles que pueden contratarse aunque no se resida en ellos.

 

 


Atracciones:


La Òpera de Pekín es la más importante y conocida de China. Hay que tener presente que no tiene nada que ver con lo que nosotros estamos acostumbrados, y lo normal es que resulte pesada una representación entera. Un buen sitio para verla es el hotel Qianmen donde en su teatro Li Yuan puede verse una selección de las óperas más conocidas mientras nos sirven te y dulces, y como las puertas están abiertas y todo el mundo entra y sale, podemos irnos en el momento que consideremos oportuno.

 

 

Los acróbatas es una atracción que tiene mucha aceptación en Pekín, y seguro que le aconsejarán ir a verlos. Si le gustan las torres humanas, la gente dando vueltas colgada de la boca, y las contorsiones más que imposibles, vaya.


Advertencias:

Hay dos puntos que pueden estropear un viaje a China a las personas escrupulosas, así que conviene ir prevenidos. El primero es la afición de los chinos a escupir, que en ciertos lugares, como los trenes, es imposible que nos pase desapercibido. Y el otro son los baños de señoras que, exceptuando la habitación en el hotel, consiste en un simple agujero en el suelo.

Volver a Viajes

Google